Somos la mierda cantante y danzante del mundo

Dejé de ser de izquierdas unas horas después de darme cuenta de que ya no me ponía Ana Belén, aunque con el tiempo comprendiera que el verdadero detonante de mi decisión fue el primer disco de Ismael Serrano. Pensé entonces en hacerme de derechas, pero me dio un poco de pereza imaginarme todo el rato diciéndole a los demás que era "de centro moderado" al tiempo que me miraba las puntas de los zapatos, así que al final me dí una tregua para politizarme bien politizado. Oteé allende los mares, engatusado por las palabras demócrata y republicano, pero pronto advertí que había apuntado mal a la vista de los presidentes que elegían libremente los ciudadanos del país más libre del mundo (que por libertad no sea). Igualmente fracasé cuando, en mi quimérico intento por ubicarme, busqué en países gobernados bajo un régimen comunista y me imaginé viviendo en cualquiera de ellos, encontrando que tampoco es que me sintiera de lo más cómodo con la idea de aderezar cada día las lentejas con miseria y represión. Así proseguí, barajando posibilidades en mi mercenario y estéril recorrido, a la deriva ideológica y abandonado a la desesperación, y así he navegado estos últimos años... hasta esta noche.

Tyler Durden
se ha sentado junto a mi cama, justo cuando empezaba a coger el sueño, me ha pasado el portátil y me ha dicho que escribiera algo ligero sobre política, que colara este enlace de manera subliminal, y que cuando volviera del baño seguiríamos hablando.

Acaba de tirar de la cadena.

Me haré el dormido.

15 comentarios:

L. Márquez dijo...
17 de enero de 2010, 0:59

Estoy de acuerdo en que más del 50% del vulgo español que sea de derechas, cuando le preguntan de que partido político es, y realmente es de derechas, dice: "De centro moderado".

¿Será por vergüenza? ¿Será por respeto?
Es un caso sin resolver digno de salir en "Casos sin resolver" (valga la redundancia)

J.Lorente dijo...
17 de enero de 2010, 16:42

Es inevitable que la sociedad actual (concrétamente la española) sea apolítica. Muchos años de tranquilidad y bienestar hacen que uno deje de preocuparse. Hasta que las cosas no han empezado a ir real y públicamente mal, nadie se ha planteado su tendencia política. Ahora es el momento, pero nadie sabe a ciencia cierta lo que piensa. Aún así, la situación es la que empuja a las personas a decantarse por una ideología u otra... En este caso, tal como están las cosas en Europa (preferentemente izquierdista), la Derecha es la tendencia dominante, por motivos evidentes. Y ahora, el que es de Izquierdas, apoya con ciertos reparos a la Derecha... De ahí lo de "Centro Moderado", que no significa otra cosa que "Un poquito de aquí y un poquito de allá, porque no tengo ni Puta Idea de cómo solucionar esto".

Apát Lajos dijo...
19 de enero de 2010, 15:53

Hola
Mensaje "dupla". Me gustaría comentaros algo, a tí y a neonecronomicon, y tendría que ser por email. Si me dejáis por ahí, por la Blogosferia, un email de contacto, lo veo y borro el comentario luego para que no quede expuesto a los programas caza emails. Saludos.

Necronomicón.net dijo...
19 de enero de 2010, 22:05

Pues ¡vaya nochecita!.

¿Has cambiado de marca de tabaco?, a veces funciona.

J dijo...
23 de enero de 2010, 15:35

L. Márquez: Creo que sólo es una cuestión de complejos de una sociedad en plena adolescencia. Y a veces de vergüenza justificada, claro.

J. Lorente: Yo no creo que la sociedad española sea apolítica, al menos en lo que atañe a la franja de población de más de treinta años (los zagalones y zagalonas son otra cosa). Lo que sí pienso es que se ha instalado el apartidismo, y que lo han traído de la mano el desencanto y la desconfianza. A la hoguera.

Apát: Te digo algo en la Blogosferia, y dejo este comentario publicado por si se pasa Necronomicón. Ya lo borraré en unos días. Por cierto, yo también tenía que comentarte unas cosas.

Necronomicón: He dejado de fumar hace unos días. Tampoco ceno bollería industrial y va para tres semanas que no me emborracho. No pienso volver a hacerme una analítica de ésas en la puta vida, y menos llevársela a un médico. Por cierto, creo que estoy enfermo desde que estoy sano.

Gracias a todos por vuestro tiempo. Un saludo.

Markos dijo...
25 de enero de 2010, 19:44

Algo ligero sobre política? Y vas y le metes un zambombazo justito por debajo de la línea de flotación.

Pero veo que tú ya te has puesto un salvavidas anarquista al cuello. EStá viejo pero en circunstancias extremas funciona

Salu2

isabel dijo...
25 de enero de 2010, 19:46

Saludos , soy Isabel, llego aquí atraves de J Llorente, y si me permites te voy a dar mi opinión.

Hay una manía de ubicarse políticamente que da miedo, y es que cuando algo va mal , tanto; es como cuando va bien, oyes a la gente definirse soy de aquí o allá pero realmente- como no queremos complicaciones- nunca decímos lo que pensamos,creo, ya nadie pone pasión en un debate político,no existen los ideales ni la convicción, ni siquiera los tienen los que se dedican a éste oficio que de tanto desgatarlo se está hacieno innoble.
Y es que nos ponen a un Obama en cartelera y nos damos por satisfechos sin cuetionar lo que hay detrás de esa elección- qu desde luego no son votos-,ni que decir tiene, de lo que hubo antes. Mi padre - que era de derechas al principio, y luego de asqueó de la política, de toda-siempre nos decía que cuando algo no andaba bién, en televisión nos bombardeaban con partidos de fútbol, véase el ejemplo, no hay cadena que no retransmita al menos uno a la semana, o dos o más...
No estoy encontra de él, pero a veces es terrible, y siempre me acuerdo de lo que decía, y ahora que ya no está, también.

J dijo...
26 de enero de 2010, 17:35

Markos: Contradecir a Tyler Durden, a altas horas de la madrugada y cuando se está solo en casa, no es la mejor de las ideas, créeme. Me habría hecho hasta del Barça si me lo hubiera pedido.

Isabel: Bienvenida a este humilde rincón de unos y ceros. Lo del pan y circo, muy de moda en tiempos del tito Paco, ya casi no es necesario: ahora el circo somos nosotros.

Gracias a los dos por comentar.

Bellaluna dijo...
26 de enero de 2010, 22:41

Simpatizo con lo 'destroyer', me interesa Unabomber, me ha gustado la imagen de las ruinas del Rockefeller (hace unos días estuve en el 'top of the rock', dicen ellos). Me imaginé la tantas veces repetida vista secuencia de los rascacielos derritiéndose como cera de algún malote de peli. Pero, no. No puedo dejar de sentirme junto a los desfavorecidos, crítica con el sistema, necesariamente crítica con la sociedad, inexcusablemente volcada hacia el aceleramiento del tiempo para terminar con la hipocresía, definitivamente ciudadana y con profunda conciencia social. O sea, a la izquierda (simbólica) de no-se-qué siempre. Jacobina, robespierana, política, comprometida. Rota y sola, con sólo un puñado de compañeros de camino. Rara. El mundo cada vez es peor.

Beso!

Anónimo dijo...
27 de enero de 2010, 0:46

"Mañana falta el generalísimo Franco, al que admiro, y en su lugar viene un señor de Rusia y me deja seguir trabajando y viviendo igual, y a mí me da lo mismo".Lola Flores.

J dijo...
27 de enero de 2010, 16:40

Luna: El verdadero problema de la izquierda no son sus postulados, ni su ideario, ni sus intenciones. El problema es que no he conocido a ningún político en el poder que la represente. Un beso.

Anónimo: Lola Flores tenía ese sentido eminentemente práctico de las cosas que tienen aquellos que las han pasado putas alguna vez. La frase que apuntas es toda una lección de filosofía de andar por casa, y la pena es que son muchos los que la suscribirían.

Gracias por vuestra visita.

migwell dijo...
27 de enero de 2010, 17:43

Hace ya 20 años que 'ganaron los buenos', cayó el muro de Berlín y millones de oprimidos alemanes se lanzaron, para preocupación de todos los partidos de izquierdas de Europa, a los brazos del capitalismo. Gracias a una capacidad de reacción deslumbrante, lograron reinventarse y enlazar para siempre en nuestro subsconsciente a la izquierda con una suerte de ideales abstractos del imaginario colectivo: Social, sostenible, ecológico, pacifista, defensa de los más débiles, progresista, moderno, etc. etc.

Lo mejor no fue esto, sino que, además, y por oposición (si unos son x, los otros serán anti-x), lograron que la imagen de 'la derecha' quedara enturviada de tal modo que se tuvo que inventar otro palabro que sonara a algo como lo ideado por la izquierda... y de ahí salió 'centro moderado'.

Ah, yo no soy de centro moderado...

J dijo...
27 de enero de 2010, 21:17

Migwell: La nueva política es imagen (los hechos no acaban de llegar, pero ya ni le echamos cuenta a eso), y cualquier licenciado en marketing o creativo publicitario manda más en los partidos que la mayoría de sus cargos ejecutivos tradicionales. A veces, cuando comparo los conceptos que popularmente se atribuyen a la izquierda y la derecha, me recuerda a cuando de pequeños "echábamos pie" para elegir los equipos de fútbol, y tengo la impresión de que los primeros se han quedado todos los Ronaldos. Gracias por tu comentario.

Desclasado dijo...
28 de febrero de 2010, 21:12

¿Anarcoprimitivismo? No te vas a aburrir, te lo aseguro...

El artículo destila demasiada ironía para tomarte en serio del todo, por si acaso aquí te dejo un enlace:

http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?f=13&t=37602

J dijo...
1 de marzo de 2010, 13:27

Desclasado: Hace ya un tiempo que no enarbolo más bandera que la de cuidar de la gente a la que quiero, aunque en política estoy convencido de que los sistemas modernos dejan de ser válidos en cuanto sus gobernantes juran el cargo. Un placer volver a tenerte por aquí.