Volverán las oscuras golondrinas

Hace unos días, Galina y Lajos comentaban en su blog, un batiburrillo sobre lo divino y lo humano que cultivan al alimón, el cambio de la tendencia migratoria de esos animalillos de temporada, el viâtor aestâtis*. Y es que todos los informes, oficiales y oficiosos, coinciden en que Spain ya no es tan different y los turistas empiezan a darse cuenta.

En los 60´s y 70´s, un tourerou, una gitana vestida de faralaes, miles y soleados kilómetros de playas naturales y el tinto en porrón, hacían de nosotros y nuestro país un destino exótico, un imán para las gentes civilizadas de allende los Pirineos. Los europeos no venían a España por este o aquel monumento, por nuestros museos o nuestra oferta cultural: venían porque éramos diferentes. Y baratos. Y ahora hemos dejado de ser ambas cosas. Estos últimos años imitamos pésimamente lo que se hace (desde hace más tiempo y mejor que nosotros) en otros países, los putos resorts y hoteles con SPA aparecen como champiñones, de un día para otro, y con especial querencia en zonas protegidas (tampoco en esto somos originales, que lo inventaron al otro lado del charco) y, para colmo, somos más caros que la sangre. Nos hemos equivocado en la oferta, no hemos entendido que un alemán sólo quiere tomar el sol hasta abrasarse y un chiringuito en el que tomarse una cerveza fresquita, frente a una ración de sardinas, porque eso es precisamente lo que no puede tener en su país, y que quiere hacerlo en un lugar con buenas condiciones de seguridad, sanidad y con alternativas de ocio y cultura (y hasta aquí, nadie ha dicho que esté contra los buenos hoteles y restaurantes). El dinero que deberíamos haber empleado en la mejora de los servicios lo hemos emparedado, literalmente, y cuando hemos empezado a venderle al guiri lo que ya tenía, sencillamente ha dejado de interesarle. Y como somos tan asombrosamente estúpidos, no hemos previsto que esto ocurriría, o sí, pero hemos mirado hacia otro lado. Y como tampoco hemos desarrollado otras alternativas en cuanto a turismo (el rural es como el jugador promesa de los juveniles y que no acaba de jugar en el primer equipo, y el cultural es que ni va convocado), la gallina de los huevos de oro apenas va sirviendo ya para hacer un caldo, pero de los que cuecen y no enriquecen.

*Nota: traducción más que libre, libérrima, de "turista".

9 comentarios:

Theo dijo...
5 de marzo de 2009, 15:45

Somos así de imbéciles. Nunca nos ha interesado el turismo de calidad, porque la calidad exige trabajo y preparación; aquí, lo que nos iba era la cantidad, el rancho, el servicio cutre "para lo que pagan, mucho que les doy", los maleducados, el intento de estafa continuo... Y así nos vemos ahora, con las playas aniquiladas en su mayor parte, con el encanto en postales y sin alternativa. Pues me alegro, qué quieres que te diga. A ver si de una puñetera vez aprendemos.

saludos!

Apát Lajos dijo...
5 de marzo de 2009, 19:07

¿Lo ves?
Eso sí que es explicar de puta madre y escribir bien y no lo que yo hago.
Bueno, en los blogs, porque mis novelas son la hostia :DDD
El Turista Accidental me gustó mucho en su día.
Geena Davis es una de mis debilidades, y no por su aspecto o su cerebro. Es porque sé cosas de ella personales y es más rara que un alemán sin las sardinas y me gusta la gente extraña o que hace cosas extrañas porque les sale de las vísceras y no porque se suponga que deben hacerlo.

Francisco José Peña Rodríguez dijo...
5 de marzo de 2009, 20:12

Genial!!! Ahora nos vamos Theo, Apát, tú y yo a Benidorm, y para tener turismo de calidad nos soplan 9 euros copa o, en su defecto, 7 la copa de vino y 30 la paella para cuatro. Y no problem...

ruiz87 dijo...
5 de marzo de 2009, 20:36

Qué razón tienes... y eso, a nuestro pesar, da mucha tristeza y rabia.

J dijo...
6 de marzo de 2009, 10:53

Theo: Cada año participo en un rally fotográfico que recorre, en un par de días, los parajes más bellos y representativos de mi tierra. "Cazamos" con fotografías calas recónditas, sierras, modos de vida... Estoy seguro de que se te caerían dos lagrimones si repasaras, a modo de folioscopio, las fotos de los últimos 10 ó 12 años. A mí me ocurre. Y si alguna vez aprendemos, será irreparable el daño causado. En mi opinión ya lo es.

Apát: Gracias, pero "no nos chupemos las pollas todavía" (Sr. Lobo, Pulp Fiction), je, je. No, en serio, agradezco tus palabras. Y ya hablaremos de tus novelas. Espero.

Francisco José: No sé por que, pero me da a mí que a ninguno de los cuatro que has mentado nos mata Benidorm. En cualquier caso, y si invitas tú, echaré un vistazo a mi agenda.
;)

Ruiz87: Exacto, Ruiz87, tristeza y rabia. Yo añadiría vergüenza. Un beso.

Theo dijo...
6 de marzo de 2009, 12:40

Francisco, y gracias podremos dar si no acabamos la paella con salmonela! Pienso lo mismo que tú, J, que el daño ya es irreparable.

Saludos!

Zurda dijo...
6 de marzo de 2009, 18:15

Con el turismo como con todo, copiamos lo que vemos en Europa porque creemos que sólo siendo copias de lo que son ellos podremos deshacernos de nuestro lastre: que somos españoles. Y que no suene nacionalista, que no lo soy para nada.

Anónimo dijo...
10 de marzo de 2009, 15:34

Sugiero un post sobre sindicatos.

Acabo de escuchar en el telediario de tve algo así: "La empresa Audi está dispuesta a construir su modelo Q3 en su plata de Martorell, lo que evitaría el despido de 1500 trabajadores, a cambio pide una congelación del sueldo de los trabajadores durante dos años, a lo que los sindicatos se oponen"

Pena de muerte para los sindicalista pido yo.

Por algún lado leí que en USA las crisis duraban menos porque los currantes estaban dispuestos a apretarse el cinturon, es decir, congelar sueldos o incluso bajarlos.

Mejor me callo que estoy indignado.

Un saludo.

Fdo. El Anónimo Fanegas

Zidac dijo...
7 de junio de 2009, 16:20

Nos hemos visto forzados a añadir esos "nuevos" productos turísticos que comentabas J, porque "inconscientemente" nos los demandaban esos "guiris" que venían a achicharrarse.

No por ello hemos dejado apartado nuestro "encanto personal" de "tourerous" y "gitanas vestidas de faralaes", entre otros...

El principal problema reside precisamente en que "Spain" ya no es tan accesible económicamente hablando.

Ya podemos debatirnos entre ser "different" o "no typical" (según el slogan de la Región de Murcia), que lo que falla precisamente es, como bien dice Francisco, que te "claven" en cualquier establecimiento hostelero/y mal llamado "turístico" por mantener precios para aquellos "antiguos guiris" con mayor poder adquisitivo.

Ya podemos esforzarnos en ofrecer variantes en el turismo (como comentabas "el rural" o "cultural"; del cual he de resaltar algunos ejemplos muy claros en España del poder de atracción que tienen sólo por ser únicos y genuinos: Alhambra o cuevas de Altamira -con aún largas listas de espera para su visita-); que realmente, si no somos competitivos en cuanto al coste de los servicios, podemos dar por cerrado "nuestro negocio".

Quizás sea una "folclórica" ilusa y con positivas espectativas, pero Spain siempre será un buen reclamo de "sol", "siesta" y "fiestas", una "antigua amante" a la que tarde o temprano vuelven todos a querer disfrutar de sus encantos.