Vintage

Junto a La Pandilla Basura, el coleccionable "Súper monstruos" de Milano arrasaba en los recreos de las escuelas a finales de los ochenta. Confieso que en aquel entonces habría dado cualquier cosa por abrir mi sobre y encontrar dentro a Tigorr. Pero lo cierto es que, hasta hoy, sólo le había visto el careto una vez, en la mano de aquel niño que lo paseaba miserablemente orgulloso por el patio de nuestro colegio público, con esa mirada de "Yo lo tengo. Tú no" que traspasaba el alma de aquellos que osábamos ensuciar su naipe con nuestra ilusión. No he vuelto a saber nada de aquel pequeño cabrón, aunque sus ojos aparecen demasiado a menudo en las portadas de los periódicos y los telediarios.

Creo que fue entonces cuando aprendí que, sin comerlo ni beberlo, en esta vida hay gente a la que le toca el Tigorr y gente a la que no.


Nota: En Greenshines podéis encontrar las imágenes con mejor resolución. Por los comentarios se puede deducir que la Generación X, además de ser ya algo viejunos, no vamos sobrados de memoria. Y que lo de Sonic Youth, El guardián entre el centeno o Winona Ryder son una milonga. El nexo de la GX es el Tigorr de los cojones.

18 comentarios:

Anónimo dijo...
12 de marzo de 2009, 20:00

Ya ni me planteo si me toca o no me toca a mí. Me limito a tirar para adelante como los de Alicante.

Un saludo.

Fdo. El Anónimo Fanegas

Apát Lajos dijo...
12 de marzo de 2009, 21:52

Mis cromos eran de Editorial Novaro, de México, y siempre faltaba el número 2.
Muy antiguos, mucho.

Necronomicón.net dijo...
16 de marzo de 2009, 3:42

“Vida y color” (1 y 2). Siempre escaseaba alguno de los cromos que formaban un tríptico. El esqueleto o el insecto de marras estaba inacabado por semanas o días.

Sara M. dijo...
16 de marzo de 2009, 11:39

Pero no creas que necesariamente son más felices...para nada.
Un besazo!!!

Francisco José Peña Rodríguez dijo...
16 de marzo de 2009, 15:05

Yo coleccionaba cromos de fútbol. Lo que nunca entendí era por qué el de Butragueño o el de Hugo Sánchez valía por 6 o 7 del Osasuna, por ejemplo.

MF dijo...
17 de marzo de 2009, 13:32

Hay a quien le ha tocado el Tigorr, pero todavía no se ha dado cuenta.

Hacía tiempo que no venía por aquí. Se me había olvidado lo mucho que me gustaba.

J dijo...
17 de marzo de 2009, 16:44

Anónimo Fanegas: yo hace tiempo que voy de "lao", como los cangrejos.
Apát: ¿Esos cromos no iban tallados en piedra? ;)
Necronomicón: Que tú colección fuera de ciencias mientras la mía era de monstruos, sin duda explica nuestros estados actuales.
Sara: Es que, si encima fueran más felices, ¿qué nos iba a quedar a los demás?
Mf: Gracias. Igual es que el Tigorr ha cambiado mucho en todo este tiempo, ¿no?

Bogart dijo...
18 de marzo de 2009, 9:19

Los cromos....
Los de futbol que luego recortabas y ponías en chapas para jugar con ellas y un balón hecho con un garbanzo.
Las chapas....
Igual el Tigorr no es lo más importante si no la ilusión de antaño.
Un saludo.

Bellaluna dijo...
30 de marzo de 2009, 19:37

Nunca coleccioné cromos pero mi infancia estuvo rodeada de todos los cuadernos completos de cromos de mi madre, que miraba fascinada. Siempre uno o dos huecos. Y luego los chicos cambiaban los cromos, me enseñaban el que acababan de conseguir, tesoros inquietantes.

Yo, leía y leía. Y memorizaba imágenes de ayer.

Sensei Katorga dijo...
3 de abril de 2009, 12:37

Hostia!! (Si se me permtite la expresión cacofónica) Recuerdo guardar esos cromos en un cajón de un antiguo aparador hace hace ya unos cuantos siglos. Realmente no recordaba bien si esos cromos existieron o fueron una mala pasada de mi pensamiento, ahora, al verlos puedo decir que fueron reales y esas caras de monstruo barato de una producción baratérrima de la Hammer me han devuelto una porción de mi pasado. Por ende, muchas gracias.

RubiaUnderground dijo...
3 de abril de 2009, 15:38

A mí me hubiera encantado haber vivido en la Era de los Cromos. Llegué tarde. El chaval del Tigorr hubiera acabado mal conmigo. De pequeña robaba libros y bicis.

En la vida a unos les toca el Tigorr y a otros no. En la vida underground da igual a quien le toque el Tigorr porque no vale más que no tenerlo ;-)

Anónimo dijo...
12 de abril de 2009, 2:36

maldito friki... te encuentro aquí hablando de cromos y ya hace un par de semanas que no te encuentro en algún bar decadente, de luz tenebrosa. Será que te puede la nostalgia en estos tiempos absurdos.

Por cierto, yo tengo el album completo de vida y color. Era de mi hermano mayor pero seguro que ni se acuerda y ahora es mío. Tengo la colección completa aunque no sirve de mucho.

He visto Rayos-C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser (Roy Batty)

saludos

J dijo...
13 de abril de 2009, 17:44

Bogart: Yo hacía el balón con bolitas de chicle puestas a secar(previa salivación correspondiente), coquetamente envueltas en papel de plata. Si me pillan los de Nike para diseñar el balón del mundial, los hago ricos (más).

Bellaluna: Las niñas siempre habéis sido más listas que los niños.

Sensei Katorga: ¿Un antiguo aparador? ¿Producciones de la Hammer? Ahora entiendo muchas cosas… je, je. Me alegra verte por aquí.

RubiaUnderground: Anda, que estoy seguro de que eras un encanto de niña…

Anónimo: ¿Friki? ¿Yo? ¿Desde cuándo tenemos esas confianzas? Además, ¿no has pensado que puedo haber cambiado los tugurios que frecuento por gimnasios o clínicas de esas con SPA? Por cierto, se agradece que hayas reconocido el logo.



Nota general: Gracias a todos por comentar. Igual me animo a escribir otra vez cuando deje de subir montañas y de escuchar el “Súper 8” de los Planetas. Maldito límite elástico…

tututu dijo...
20 de abril de 2009, 14:22

me alegra que no te de miedo tu futuro:)

Arsile dijo...
26 de abril de 2009, 22:52

J, J , J...siempre me das donde me duele...Vintage...si señor

Arsile dijo...
27 de abril de 2009, 15:46

Hoy he soñado contigo, sin conocerte, obviamente.
Tus escritos y ese aura de secretismo
con tu identidad hace que quiera seguir leyendo, y leer mas y mas.
Como si de una novela de misterio se
tratase.
Si mi post te ha gustado,
los tuyos ami no...porque gustar
no es la palabra...sino atraer.
No de una forma fisica, sentimental...
sino de una forma semimagica,
como a una polilla le atrae la luz.
Se que me estoy dirigiendo a un
blog, no a unan persona, lo
cual me hace replantearme mi
propia integridad mental...
Me lo voy a mirar.
Un saludo, y gracias por leerme...J

Anónimo dijo...
28 de abril de 2009, 14:54

Echaba de menos ese álbum. Nunca conseguí el Tigorr y me aburrí de él, como de todo lo que no consigo en la vida. Ya sé que nunca lo tendré, pero seguro que hay otras cosas que puedan paliar la falta de ese cromo. El niño del patio de tu colegio que lo tenía no era mejor que tú, simplemente tuvo más suerte en ese momento, pero..."qui lo sá"... la vida es larga y dura, o no.
Por cierto, ya ves que a veces entro en tu blog, para que luego me digas.

J dijo...
14 de mayo de 2009, 20:52

Vaya, Arsile, eres muy amable. Espero que la pesadilla de la que hablas no haya sido tan terrorífica como la supongo. Si yo soñara conmigo, sería un insomne feliz. Gracias por leerme.