Óxido Cardíaco

Imagen de aquí
"Cuando era pequeña sólo deseaba una cosa: crecer. Quería que sucediera deprisa, pero ahora no sé para qué ha servido todo esto. No sé para qué. Hacerme mayor. El futuro es... es como una sala de espera, como una gran estación con bancos y corrientes de aire, y detrás de los cristales un montón de gente que pasa corriendo, sin verme. Tienen prisa. Cogen trenes, o taxis. Tienen un sitio a donde ir, alguien con quien encontrarse. Y yo me quedo sentada, esperando."

Es como en esa peli, La chica del puente, aunque aún no estoy seguro de cuál de nosotros dos es Vanessa Paradis. Dos desnortados, tarados para la vida moderna, perfectos minusválidos sociales, outsiders vocacionales a falta de otra cosa mejor que hacer. Hace unos años, en los albores de esta bitácora, le dediqué una entrada mientras escuchaba su canción sobre Gwen Stacy, y el sábado pasado, ya de domingo, me devolvió el golpe con cortesía. No podía dejar pasar la ocasión de compartirlo con vosotros como muestra de agradecimiento a quien tanto quiero:



Escuela
Nos convertimos en piedra porque tanta inactividad nos hace pequeños. Las mesas verdes y la chaqueta punk están tan lejos que apenas podemos verla. Los poemas y las canciones tienen sentido cuando miras dentro, cuando vuelves a los diecisiete años. Pero todo eso queda muy lejos. El espejo te devuelve alguien que no conoces, un extraño, un tipo serio que no te gusta, porque no es quien debería ser. No es Tom Waits ni P.J. Harvey en masculino. No es Lou Reed ni Black Francis justo después de componer “Monkey gone to heaven”. El autobús continúa girando y cuando Wynona Ryder dice: “No lo sé” al principio de “Reality bites”, Troy vende chocolatinas y el mundo le debe una, porque se pasaba la tarde leyendo y nosotros también. Leíamos poemas y éramos gigantescos en nuestra absurda idea de sentirnos altos y firmes, perversamente serios entre metáforas imposibles.

¿Cúal fue el momento exacto? ¿En qué preciso instante debimos haber crecido para convertirnos en antiguos jipis que dirigen con mano de hierro empresas de alimentación? ¿Hasta cuando seguiremos pensando en ello? ¿Tú que dices? Tú. Exactamente tú. Tan ciego y extraño como yo. Tan perverso y loco. Que te tomas todo tan serio. Qué no te permites ser mediocre en lo que te buscas, en lo que ya haces bien, en lo que amas como un desalmado.

Dentro de unos años los dos seremos ceniza. Al menos yo, que recorro todos los días la misma carretera sin saber muy bien por qué. Quizá antes de lo esperado porque todo lo importante se vuelve pequeño comparado con las manchas solares que ya estaban ahí en el Pleistoceno. Ella no te eligió por haber leído el poema. Creo que ni siquiera sabe de aquello. A mí tampoco me recuerda leyéndolo y desapareceré entre ideas confusas.

La chica dijo: “Basta”- cansada de ese aire digno que presentía en esos bares que frecuento. Debí parecerle frío, por eso me dejó escribir mensajes encriptados. Ella no tenía el decodificador de los nazis, Bletchely Park, Marshall, Park. Por eso, las cinco y media son un buen momento. No dormiré tranquilo esta noche. Apenas quedan dos horas para amanecer y lo espero con la clarividencia de los programas de madrugada. Presintiendo el futuro, como un timador barato, inventando todo lo que no sé.


12 comentarios:

Blue dijo...
28 de febrero de 2011, 15:18

Glup.

Esto es demasiado bueno.

Besos.

Necronomicón.net dijo...
28 de febrero de 2011, 15:56

Yo nunca he sido jipi, era más de los ilegales y siempre he sentido atracción por las camareras con demasiada pintura encima y el Jack Daniels (con una piedra).
Gracias por el correo, quedan pendientes esos vinos y esa excursión en vespa.

J. dijo...
28 de febrero de 2011, 18:19

Blue: Parapetos. Sólo son parapetos.

Necronomicón.net: La paz, el amor, y Lucy in the sky with diamonds. Y lo del correo sólo era el hilo de Ariadna. Por vinos que no sea.

Gracias a los dos por las atenciones.

Bogart dijo...
1 de marzo de 2011, 8:52

Tarado para la vida moderna y no permitir ser mediocre en lo que se busca.

Eso y lo otro, el ser tan consciente del mundo en el que se vive como para amarlo y odiarlo a la vez y con la misma intensidad.

Me apunto.

Un abrazo.

Desclasado dijo...
2 de marzo de 2011, 18:21

Desde hace tiempo sólo crezco en años, no me afecta especialmente el sentido del texto. Está bonito escrito, eso sí.

trilceunlugar dijo...
14 de marzo de 2011, 20:50

Yo de pequeña quería tener un bolso hippie, mucha personalidad y unas botas de tacón que hicieran mucho ruído para que me oyeran llegar...no ha servido de mucho.

J. dijo...
14 de marzo de 2011, 20:59

Bogart: Apuntado quedas.

Desclasado: Hay remedios en cualquier farmacia para lo tuyo, Desclasado ;)

trilceunlugar: Ha servido de todo, trilceunlugar. Imagina lo que habrías sido sin sueños.

Gracias por su vista. Vuelvan cuando gusten.

Laura Ruiz dijo...
26 de marzo de 2011, 13:47

Cada día escribes mejor.

Me mudé a otro blog. Estás invitado.
Un saludo!

J. dijo...
26 de marzo de 2011, 16:37

Laura Ruiz: Me alegra mucho volver a verte por aquí. Respecto a lo de escribir mejor... sí, ya casi no cometo faltas de ortografía ;)

Le he estado echando un vistazo a tu nuevo blog. Un día de estos te veo siendo entrevistada por Carlos del Amor en el Telediario. Un beso.

Blanca dijo...
12 de mayo de 2011, 14:00

por cierto, un beso

Blanca dijo...
12 de mayo de 2011, 14:00

Lo jodido es parase a pensar que las cosas deberían de haber sido de otro modo. Como si lo que somos dependiera de ello. Mentira. Son así porque somos como somos y no hay más. Los sueños van muriendo con el paso de los días pero no por ello hemos de dejar de soñar...

J. dijo...
12 de mayo de 2011, 20:08

Blanca: Lo que somos suele ser siempre el resultado de lo que no fuimos. Esta entrada ha perdido casi todo su sentido, una vez el blog que menciono ha ido a parar al cielo binario sin pasar siquiera por el purgatorio. Ya sabes, lo de las lágrimas en la lluvia y esas mierdas. En cualquier caso, gracias por la visita y el comentario. Ya ves que esto anda lleno de polvo, telarañas, ratones famélicos y disculpas por mi falta de tiempo y de verbo. Voy a echar(te) un vistazo a tu blog. Otro beso para ti.