La estatua de sal


Llevo semanas sin escribir algo decente, acaso un par de líneas que no despierten en mí el rubor de la vergüenza tras darle al botoncito de Publicar entrada. Semanas sin leer vuestros blogs, sin comentar, casi sin pensar. Me pregunto qué sentido tiene ya este blog. Desde luego, no abandonarlo a su suerte hasta dejarlo naufragar y hundirse anegado entre olvidos. Antes prefiero matarlo, pasarlo a cuchillo, que verlo agonizando devorado por mi pereza. Intento hoy germinarlo de nuevo, inseminarlo y verlo así parir estos próximos días. Intento hoy que su aliento me dé la vida que me falta.

13 comentarios:

J.Lorente dijo...
28 de julio de 2010, 20:13

Anda, si, anímate que nos tienes a todos contentos. Esto no debe morir.

En Agosto voy pallá, a ver si coincidimos, que la última vez no te vi. Tengo tu teléfono, así que te llamaré.

Un Beso Resurrector, J... Coño, me parezco al Príncipe Azul.

J. dijo...
28 de julio de 2010, 20:21

J. Lorente: Tú bien sabes lo que cuesta ponerse a escribir cuando se ha perdido el hábito. Esperemos que, al menos, el monje no se haya ido también. Un abrazo.

Belén dijo...
28 de julio de 2010, 23:02

No me jodas, anda!

Lo que hay que hacer es descansar, esto es un blog, no es un curro

Besicos

J. dijo...
29 de julio de 2010, 3:08

Belén: Si descansara más podrían darme por muerto. Gracias por la visita. Se te echaba de menos.

Bogart dijo...
29 de julio de 2010, 9:22

La última frase me gusta.

Eso me pasó a mi con mi blog, es curioso lo bueno que puede llegar a resultar vomitar palabras.

Un abrazo.

J. dijo...
29 de julio de 2010, 15:30

Bogart: Me alegro de que te guste esa frase. A veces esto del blogueo se convierte en una especie de quid pro quo. Gracias por comentar.

Desclasado dijo...
29 de julio de 2010, 21:13

Pero, muchacho, qué te pasa que estás tan "desaborio".
Desde luego, hace caló...
Un abrazo.

Bellaluna dijo...
30 de julio de 2010, 11:44

El calor... deja pasar este verano. El otoño, con su batalla diaria sabrá atrer a tus dedos palabras hermosas. Estatua de sal... me recuerda a una novia muy blanquita que tuve de adolescente. La llamaba para mis adentros, cuando la veía desnuda, la 'estatua de sal'. Eran las tetas más blancas y hermosas que haya visto nunca.

Amor dijo...
30 de julio de 2010, 13:06

Inseminarlo????!!!!

J. dijo...
2 de agosto de 2010, 5:38

Desclasado: Demasiado Joy Division últimamente.

Bellaluna: Es una bonita metáfora. No mires demasiado al pasado o acabarás convertida tú también en estatua de sal. Aunque, ahora que lo pienso, unas tetas blancas y hermosas bien merecen el riesgo.

Amor: Inseminarlo, preñarlo, lo de la abejita y la flor, pero en versión 2.0.

Gracias a los tres por la visita. Es un gustazo que, después de tanto tiempo, sigáis frecuentando esta casa. Y ahora amanece, que no es poco.

Necronomicón.net dijo...
2 de agosto de 2010, 15:43

Yo también te echo de menos. ¿”Te hice algo”, “te molesté por algo”?...

Para preñar quítate el condón.

Recibe un abrazo amigo 2.0. (Bueno… espero que sigas siendo mi amigo 2.0)

Necronomicón.net dijo...
2 de agosto de 2010, 16:00

Ah, que se me pasó: no acuses a otros de mirar demasiado al pasado cuando confiesas que escuchas “demasiado Joy Division” (¡qué grande Ian Curtis!).

Lo dicho: Abrazako norteño, amigo…

J. dijo...
2 de agosto de 2010, 18:40

Necronomicón.net: Buenas tardes, sensei. No te preocupes, mientras exista, por pequeña que sea, una posibilidad de salvar lo nuestro, se salvará. Y lo de Joy Division... hace ya demasiadas noches que escuché una canción en un momento en el que no debería haberla escuchado. Ahora se me ha enquistado como una astilla bajo una uña, y ya sabes lo que pasa con estas cosas, que al final o se cae la astilla o se cae la uña.

http://www.youtube.com/watch?v=kUr8wj3nG9c

Un abrazo sudado.